1.1.21

Dietario 1


Hubo una época en que me encantaba hacer balances: premiaba y sancionaba con absoluta conformidad conmigo mismo, con sólida convicción y firmeza, prestigiaba a mis adentros lo que me había conmovido durante el año por acabar, elegía lo que me había decepcionado, más de lo primero, por no ponerse uno derrotista. Eran cálculos privados, no precisaban ser volcados a lo sumo, entre copas, comentar con los amigos, por ver sobre todo si algo era compartido, si J. o R. o A. opinaban como yo y censaban o escrutaban su año al modo en que yo lo había hecho. No eran decisiones muy pensadas las mías, sino montadas mientras se me iban ocurriendo. Tenían el maravilloso valor de lo improvisado, a pesar de que esa iniciativa esté a veces malhadada, convertida en recurso poco fiable, en pequeña licencia creativa. Al abrir hoy el año, tan infame en tanto el apartado , se me ha ocurrido, abonado a una copia generosa de anís, no hacer peso de los días, no pedir, no rememorar el tiempo vencido, podría aligerar la esperanza de que éste prospere a su antojadizo capricho. Lo hará con ajena voluntad. Yo obraré con la propia mía. Eso dice uno.

2 comentarios:

eli mendez dijo...

Hacer balances es una costumbre muy típica y mas llegando a fines de año. Justamente este 2020 "atípico" quizás solo nos invite a ver la vida desde otra óptica y comprender que algunas cosas sucederán inevitablemente, que no tenemos el control de todo y lo único valido es la forma en que nos posicionamos frente a lo que sucede. Saludos y muy buen inicio de año 2021 con salud y esperanza para todos

Emilio Calvo de Mora dijo...

Igualmente, Eli. Que tengas un feliz año.

Breviario de vidas excéntricas/25/ Arsenio Lanzas

                Habiendo alumbrado ya prodigios suficientes, triunfado en los negocios, siendo padre y marido al que aman y respetan, conoci...