6.1.21

Dietario 6

 Se anuncia un incendio en el desorden de la luz. El rumor del aire trae un eco de pájaros a los que se les extravió la cordura y vuelan en un loco afán sin dueño. Hay que precaverse contra ese fuego sordo. Hay que conminar el ánimo para que el caudal de claridad irrumpa y el corazón ejerza su oficio antiguo, pero hoy la ciudad no transcurre como un animal cercado por la prisa. Está todo limpio y una esperanza adorna la estancia. El vaso de leche está vacío y le han dado unos mordiscos a un polvorón. Al abrir las ventanas, el cielo ofrece un fulgor brevísimo. Lo he visto. Es un regalo ese fulgor. 

No hay comentarios:

Breviario de vidas excéntricas/25/ Arsenio Lanzas

                Habiendo alumbrado ya prodigios suficientes, triunfado en los negocios, siendo padre y marido al que aman y respetan, conoci...