1.5.22

Lucy en el cielo con diamantes / Junio 1992


Acudirán esta noche los amigos.

Nos harán felices de nuevo.

Pondremos los viejos discos.

Haremos una barbacoa en la azotea.

Fumaremos Chesterfield

como Rita Hayworth. Habrá barbacoa.

Beberemos ginebra de la buena.

La cerveza tendrá la espuma de un río de oro.

Sublimes como ángeles, veremos

la noche festejar su caudal de misterio.

Felices, divinos seremos.

El tiempo estará de nuestra parte

como cantaban los Rolling en Hyde Park.

Recitaremos himnos o salmos. 

Blondas de puro embeleso ocuparán

la oscura bóveda del cielo de la Horconera.

Antonio, con roto acento de Liverpool,

con limpio entusiasmo adolescente,

cantará eso de los Beatles de Lucy

en el cielo con diamantes,

mientras tú y yo sentimos gratitud

por los dones recibidos, por la gracia

sutil como el roce de un metáfora. 

La noche jadeará en las alas de los insectos.

El amor ocupará la casa entera

y será verdad el loco don de los novicios besos. 

 

Están afuera ahora los días sin pan ni abrigo.

Medran sin el temblor dulce de entonces.

Oigo al aire declamar su mudanza torpe.

Es del vértigo y de la fiebre el aire.

Es nuestra y de nadie la dicha.

Todo para declarar mi fe en la belleza.

El amor la tañe como una campana infinita.

El amor la cubre como un jinete glorioso.

No hay comentarios:

273/365 Jackson Pollock

  Se cae, en un descuido, el rojo. Emerge, comido de vértigos, el azul. Está la luz enfebrecida. Se la ve triste, se tiene la impresión de q...