29.1.23

Escribir

 Escribir para que todo continúe y no se detengan los pájaros o para que la luz tiemble y cundan en la sombra sus ecos o para que llueva y el agua terca finja saber a qué su caudal y por qué nuestro asombro. 

No hay comentarios:

La ciega, la lúcida, la hermosa obediencia

  Está desprestigiado obedecer. Se constata ese desafecto por acatar lo que se nos conmina a hacer. Pareciera que el hecho de cumplir con la...