16.1.24

Elogio de la facundia


El precio de la facundia, elocuente o no, escrita o hablada, es que no se deja nada a la imaginación ajena. Conviene cierta prudencia en lo que se va distraídamente a veces dando de uno mismo. Luego acude la templanza y el corazón se arredra de haberse envalentonado más de lo conveniente. Pero también el supremo placer de compartir, de ser en cuanto ser que se expresa. Como si se nos apremiara a que nada merezca ser ocultado o, si acucia el pudor o nos precave la reserva, pudiéramos aliviar ese acopio de retórica con las artes de la literatura y escribir de uno mismo no haga creer que es de uno mismo de quien se escribe. Es tan prolijo a lo que se acude cuando se escribe (o habla) que puede el que se exhibe retirarse de la trama y no dejar (casi) nada expuesto. Luego están los que nos conocen y saben tan sólo reparando en algunos adjetivos que usamos con qué pie nos levantamos, si nos duele la tripa o hay una tormenta en nuestros corazones. 

No hay comentarios:

Hoy

  Se descree por discrepar, por no aceptar la intendencia de lo que lo que no se comprende, un poco también por     la rigurosa evidencia de...