14.11.22

Tríptico

 I/ El alma

Está el alma sencilla y está pura, 

la invade la armonía secreta del cosmos, 

la que jamás se busca y únicamente 

acude furtivamente, en un descuido, 

en un extravío sin aristas ni centro. 

Construyo júbilo adentro. 

Está el alma en ardentía, 

robándole sílabas al tiempo, 

dando fuego al olvido.


II/ El amor

Visto lo suficientemente cerca, 

el amor es un desvarío, 

un acceso de fe en el dios pequeñito 

que el objeto amado lleva dentro. 

Descreer es cuestión de tiempo. 

Seguir creyendo, mantener el alma 

firme en la fe, es cosa de alucinados. 

El amor es el trabajo diario de quienes 

celebran la llegada de cada nuevo día. 

El amor es el texto del optimista. 

El sendero por donde mueren 

los que no están perdidos por dentro.


III/El verbo

Escribe uno porque quizá 

no sabe hacer otra cosa. 

Escribe porque casi nada satisface más que escribir. 

Soy Kurtzen el Mekong. 

Funes en su memoria. 

Cristo en el huerto. 

Humbert Humbert en un espiadero. 

Sam al piano.  

El capitán Ahab registrando ballenas. 

Sancho Panza esquivando molinos. 

La teniente Ripley apartando aliens. 

Mi hermano norteño en Providence anoche

Dios en sus nubes. 

Dentro del yo que escribe 

hay más voces que afuera 

en donde a veces no hay nadie. 

Dentro de mí están las palabras 

y lo que hago es arrimarlas 

sin que se lastimen. 

No hay comentarios:

El ojo

 El ojo  He aquí la claridad primera del día,  la limpieza novicia de la mañana,  el fulgor soberano de los colores.  El azul en su carro de...