26.6.23

Elogio de la evanescencia

 Animula, vagula, blandula. Hospes comesque corporis. Quae nunc abibis in loca. Pallidula, rigida, nudula,  Nec, ut soles, dabis iocos...

"Alma, vagabunda y cariñosa, huésped y compañera del cuerpo, ¿dónde vivirás? En lugares lívidos, severos y desnudos y jamás volverás a animarme como antes".
Adriano

No hay nada que no se difumine a poco que irrumpe. El mismo tiempo es de una inconsistencia paradójica y felizmente terca. Como un metrónomo que va y viene y escribe el término y su contradicción, el abrigo y la intemperie. Es la evanescencia, ese estado límbico, ese constructo de lo pasajero o de lo que no acaba de construir una permanencia y se diluye en el aire del pensamiento, pero en lo pasajero está lo eterno; en lo liviano, lo hondo. El alma, huésped del cuerpo; el cuerpo, accidente suyo, cárcel del tamaño del tiempo, tal vez única residencia de su esplendor y su tragedia. 

No hay comentarios:

El ojo

 El ojo  He aquí la claridad primera del día,  la limpieza novicia de la mañana,  el fulgor soberano de los colores.  El azul en su carro de...