10.11.23

Abbey Road

 


“Jojo left his home in Tucson, Arizona, for some California grass”
(Lennon & McCartney)
Abbey Road


Me gustan los Beatles
en la azotea de la Apple
haciendo un salmo,
la literatura rusa del diecinueve,
los pocos tankas que dejó Borges,
las cantatas de Bach con mandolina,
los cuartetos de cuerda de Brahms,
la palabra alambique,
que esconde dentro un laberinto,
los mcguffins de Hitchcock,
la cara inflada de Satchmo en Summertime,
el dolor cuando acaba,
el placer mientras ocurre,
el olor a gasolina, el del café
el de mis dedos cuando tocan su pelo,
los parques a la caída de la tarde,
la luna sobre la calle Bourbon,
los vasos anchos para el whisky,
el cielo antes de que rompa en lluvia.
Me hago cargo
de que no puede estar uno la vida entera
en estas distracciones.
Caigo en la cuenta
de que las horas cobran sus tasas,
el arancel previsible.
Se queda uno en la periferia,
en la luz limpia de la dicha pura.
La vemos a diario, aunque no la sintamos.
Tampoco vi a los Beatles en la Apple.
Fue su último concierto. Tocaron Get back.
El rock and roll detiene el tráfico.
Scotland Yard censuró el concierto.
Siempre están la autoridad y los curas
haciendo que sintamos la culpa, el pecado,
ese arrepentirse de lo que no se ha hecho.
Siempre hay alguien que te estropea la fiesta.
A veces no sabe uno a qué atenerse.
Si al sentido común, tan gris, tan triste,
o al loco correr de la sangre.
Si al vértigo o a la fiebre.
Si a los Beatles inocentes del Yesterday
o a los fumados del disco blanco.
Incluido en “Curso de escritura automática” Detorres Editores, Córdoba, 2017,

No hay comentarios:

De todo lo visible y lo invisible

  No sabe uno nunca cómo lo miran los demás, cree tener una idea aproximada, maneja cierta información más o menos fiable, pero no hay forma...