4.9.22

247/365 Gabriel Celaya

 



Yo quiero amar 

como amaba Gabriel Celaya.

Quiero extender mis brazos y tocar 

el azul mismo del cielo 

y el negro del alma.

Saber que mi amor 

vuela a lo divino. 

Que mi voz cuando canta 

convoca un esplendor 

al que no alcanza la tiniebla 

ni el estrago con el que el tiempo 

disuade a los amantes. 

En un latido único 

la sangre ocupará 

la travesía dulce de nuestros cuerpos. 

En un destello infinito 

el sol nos ungirá 

en el recado de ser tierra 

que bendice la lluvia

o de ser un solo corazón 

que tiembla y avanza.

Yo quiero amar 

como amaba Gabriel Celaya.

Quiero amar el deseo sin propósito.

Confundirme adrede 

con toda la elocuencia 

del agua cuando irrumpe. 

Con la fiereza de ser hombre

solo por la hondura de un cuerpo

que posee la secreta 

urdimbre de todos los cuerpos. 

Delira el ocupado trasegar de las palabras. 

Son del amor todas sus respiraciones. 

Es aire puro que sublima el cielo. 

Somos la limpia convocatoria de la dicha. 

Los dos somos la esperanza. 

No hay comentarios:

De todo lo visible y lo invisible

  No sabe uno nunca cómo lo miran los demás, cree tener una idea aproximada, maneja cierta información más o menos fiable, pero no hay forma...