31.8.21

Ventanas jerezanas

 


De una ventana se puede inferir la opulencia que preserva. Hubo un esmero en su construcción, se le dio la consideración más alta y hasta la reja que la guarda exhibe un esplendor apreciable, que rivaliza en vistosidad con ella misma. Se conjuntan con la piedra que las circunda. Se diría que hubo una intención de permanencia en el tiempo. Como si nada pudiera hacer el tiempo contra ellas. Como si no tuviesen un inicio y no se esperase que tuviesen un final. No se precisa siquiera que alguien la abra. Hay ventanas que difieren del cometido que se les da por hecho: el de abrirse o cerrarse, el de mostrar o el de ocultar. Existen por la mera concurrencia azarosa de la belleza. Son ornamentales. Cumplen un protocolo ajeno al convenido. Si alguien asomara a ellas, perderían su apresto, su disposición poética. 

2 comentarios:

eli mendez dijo...

Y cada dia que te leo me asombro frente a la belleza de tus letras.. Que cierto lo que dices!!! Me encanto eso de "disposicion poetica".. Un abrazo y felicitaciones por cada texto que expones en este espacio que realmente no tiene desperdicio!!

Emilio Calvo de Mora dijo...

A veces mirar encuentra las palabras que no encontramos si cerramos los ojos. Ese mérito, Eli, tan sólo. Un abrazo y gracias

224/365 Bruce Chatwin

  La patria es el reconocimiento íntimo de un paisaje, escribió Jorge L. Penabade en su inagotable Gabinete de curiosidades (Amarante, 2020)...