2.12.21

 La fatalidad hace que se descarríen vidas ejemplares, pero quién querría una.

***
A mi corazón lo malogra la mala literatura.
***
Cómo me divierto en la malandanza.
***
Adolescente y espléndido, el ángel tañe mi lengua, el ángel turba mi lengua, el ángel festeja mi lengua.
***
El aire tiene su arquitectura, su gesto de huérfano.
***
Lo peor es acabar descubriendo que hemos gastado los años y que todavía nadie nos haya dicho qué bien planchada llevas el alma. Al alma no hay quien la entienda. Hay que echarla a los perros. Que se la coman entera.

No hay comentarios:

Chomsky todavía

 Ayer, al saber que Noam Chomsky había muerto, sentí una punzada de tristeza. Recordé los años mozos (y bien mozos que eran) en los que la f...