4.10.22

Una evidencia del amor


A veces los pájaros acuden si los llamo, 

vienen en bandadas, 

se atropellan en el alféizar de la ventana, 

miran qué hago, parece que preguntaran, 

observan los libros encima de la mesa, 

incluso creo que escuchan el teléfono 

cuando suena y el jazz suave 

los anima a volar un poco a lo loco, 

pero en realidad no hay trama 

más allá de la impresión poética, 

no acuden si los llamo, 

están convidados por el azar, 

están sin que yo intermedie en ese prodigio. 

En otro modo de entenderlo todo, 

nosotros somos los pájaros, 

acudimos si nos llaman, 

vamos en tropel, a ciegas, 

sin cuidar el gesto, atropellándonos. 

Ahí observamos qué hay detrás, 

si la cosecha o tan solo la semilla, 

si el final severo o el entusiasta acto de inicio. 

Lo que importa es la trama, está dicho, 

construir la memoria, tenerla a mano, 

conferirle el rango de libro y abrirlo 

en cuanto se nos ocurra, consultar, 

trazar un mapa, ver qué podemos hacer 

para que no sintamos el peso del mundo, 

que no es amor, hace tiempo que no es amor, 

lo fue, estuvo ahí el amor, 

codiciando amantes, copulando sin brida 

al modo en que lo hace la lluvia 

cuando lame el aire, 

invisible, puro, gozoso y alto.

No hay comentarios:

De todo lo visible y lo invisible

  No sabe uno nunca cómo lo miran los demás, cree tener una idea aproximada, maneja cierta información más o menos fiable, pero no hay forma...