13.1.20

Fragmentaria

1
Mirar atrás y convenir que nunca alentamos otros prodigios sino los más sencillos. En estas libaciones frívolas de la razón, en este herida pura, encontrar el silencio dulce como labio, como galope; dejar que escarbe y fecunde todo este júbilo y asistir con medido entusiasmo a la épica de las tardes mientras nos asedian todos los venenos del mundo.

2
Tienta el azar duras comisiones de sangre; descienden muy secretas al centro de la palabra y rescatan la semilla, el fugaz numen de todas las cosas.

3
Escribir es rellenar los huecos que otorga el silencio.

4
La luz fluye desde la respiración primera. Leve pulso, signo animal, único testigo fiable del tiempo.

5
Yo tensaba el plectro del alma. Tú observabas el declinar torpe de la tarde demorarse en las cuerdas como si fuese un pájaro.

6
Y todo - el café, la música en el cenador, las palabras con sus gestos - para jadear la noche en tus caderas.

Descender nuevamente a la raíz, longitud cartesiana del misterio.

No hay comentarios:

Esto es mi pie, esto es el tuyo, esto la soga

  Gustav Meyrin escribió Der Golem, un librito expresionista, una manera de contar el complejo de Dios. El totémico Golem es la sustancia pr...