4.7.19

Etcétera


Lo fácil es pretextar un descuido. Ya se sabe: se me ha ido la cabeza, he perdido la noción del tiempo, no presté atención cuando me instruyeron. Entonces sentirse excusado, no plantearse culpa o reconocimiento de la falta. Así irse uno acostumbrando a no dar una a derechas y obstinarse en el error previsto, en la comisión del delito y, más grave aún, en no admitir ninguna responsabilidad sobre lo sucedido. Ya se sabe: yo no sabía, no se me advirtió, ha sido la primera vez, etcétera.

1 comentario:

JLO dijo...

"las excusas no se televisan" dicen...

Palabra

  No hay modo de saber si uno está muy cerca de Dios o no lo está en absoluto, si ni siquiera tener un buen corazón hará que seamos buenos o...