31.3.11

Volver a Capra después de Pulp Fiction



Esta manera de hacer las cosas ya no se lleva. No sé qué tendría que pasar para que volviésemos al blanco y al negro, a los títulos de crédito sin que una sola imagen de la cinta se colase por debajo. No sé cómo podríamos volver a 1.934. Si una vez llegados a destino, querríamos volver a este 2.011 zarrapastroso y de vaudevil. Si este cine de ahora tiene algún Capra que nos asista. Si hay algún William A. Wellman. Si un Lubitsch. Un Whale. Un Ford. Parece un rap.Volver a Capra después de Pulp Fiction.

4 comentarios:

Joaquín Pérez Azaústre dijo...

Emilio, no puedo estar más de acuerdo, palabra por palabra. A veces incluso me olvido de esa sensación de regreso imposible, para seguir viviendo. Pero luego ocurre lo que decía Gimferrer: "tú vives en las viejas películas", o algo parecido. En ese "Gran Hotel" de los sueños posibles. Un fuerte abrazo!

Emilio Calvo de Mora dijo...

Volver a los diecisiete después de vivir un siglo, que decía la canción. Yo me fugo de vez en cuando a este reino invisible. El de la RKO, el de la Columbia de los treinta o, ya puestos, el reino de la filmografía completa de Lubitsch, al que vuelvo a cada poco como el que regresa a casa y se le ensancha el pecho y se llena de ese júbilo pequeñito de las cosas conocidas, amadas.
Abrazo fuerte para ti, Joaquín.

Miguel Cobo dijo...

Con aquel cine en blanco y negro, no hay color...

alex dijo...

Regresar a Capra es un imposible. Recuerdo que a Phil Alden Robinson le apodaron el nuevo Capra en los noventa. Siempre hay un nuevo Capra, calificación que deberían recibir los soñadores y que a cambio se dispensa a los cursis. Películas como "Sucedió una Noche" quedan para los cineforums; para charlas a medianoche entre amigos al resgardo de un café. Su tiempo pasó y puede que su encanto resida en tal circunstancia. Puede que no. A estas alturas sé cada día menos.

Pequeño poema en la muerte de Lorca

Cuando el mar recuerde el nombre de todos sus ahogados  la tierra recitará la de los muertos que no quiso.  Tendrá la dureza del odio el tie...