22.3.07

THE RIVER KING : El alumno torpe de Agatha Christie




Este considerable despropósito cubre la necesidad que todos tenemos de consumir cine pobretón para distraernos un poco y poder levantar la mirada, perdernos en tribulaciones domésticas o salir al servicio para estirar un poco las piernas. Si el visionado se produce en casa es momento idóneo para salir a la terraza o acudir a la habitación del ordenador por si el primo de Burgos nos ha enviado ese e-mail que nos ha prometido por sms en donde un powerpoint te hace troncharte de risa.
Telefilm de los mejores que pueden verse, pero no es un telefilm: es una película con visos de seriedad y hecha para la pantalla grandota, y eso impone un respeto. A veces hay cineastas ( creo estar usando correctamente el término ) que pasan de respetos y facturan bodrios o, como en este caso, imperfecciones, granos en una epidermis limpia, no sé, líneas excesivamente rectas cuando lo que nos fascinan son los atajos.
The river king es agradable, formalmente correcta, con cierto pulso narrativo y su trama fluye de menos a más, con mansedumbre, apaciguadamente. No hay escenas-impacto. No hay cambios bruscos de guión. No existen truculencias como en otras películas al uso. Podríamos nombrar diez películas hermanadas a ésta y que podrían encabezar esta crítica. Sí: es una reseña-comodín. La coje uno y la aplica a montones de cintas sin temor a errar. Así de previsible y de neutral es. Así de vacía. Y eso que no acude a soluciones sobrenaturales ( aunque haya una especie de amago de fantasma ) ni ofrece una solución cartesiana a los vericuetos de su suspense. No es una película que entusiasme y puede incluso que cierto público la encuentre atractiva. Depende de lo que uno pida cuando entra al cine. Si se desea echar un buen rato o echar un rato excepcional o simplemente dejar pasar el rato o amplificar el rato y convertirlo en El Rato, esto es, El Momento The River King, que no sé bien qué es, pero barrunto que algo gordo. Y me voy ahora a la terraza a ver si la olvido o le pongo un post-it para que mi memoria ( fiel y cómplice ) la preserve de virus y formateos y pueda yo, en el futuro, recordarla con afecto, pensar: Qué buen rato pasé viendo The river king. ¿ Sí ?

1 comentario:

PEDRO MARQUEZ dijo...

UN TELEFILM ES, EFECTIVAMENTE Y COINCIDO EN QUE BIEN HECHO PERO ESTAMOS YA HARTOS DE TELEFILMS Y EL CINE ES PARA VER PELICULAS. LO DEL RESPETO QUE DICES.
LO MALO DE TODO ESTO ES QUE HAY MUCHAS COSAS PARECIDAS A ESTE QUE NOS CUELAN CON LA ETIQUETA DE CIEN Y LUEGO RESULTA QUE SON PRODUCTOS PARA CONSUMO TELEVISIVO. CON BRASERO Y CON CAFELITO.
LA PÁGINA ESTÁ ESTUPENDA Y VOLVEREMSO EN CUANTO TENGAMOS UNR ATO. ADIOS