13.3.07

Habla, pueblo, habla



Los trapos sucios se discuten en casa. La política se trata en el Parlamento. Si este hombre pone al pueblo en la calle luego no va a haber quien lo recoja. Todo lo que está pasando tiene que acabar pasando factura. O se la pasa al de los ojos desencajados de la foto o al otro, al zp de la flema humanista. Y mientras, el pueblo que se manifiesta o el que se queda a pie de foto no tiene claro en qué extraño juego nos meten. Si tanto airear los pecados de unos y de otros va a terminar por hacernos pecar a los demás.

1 comentario:

Anónimo dijo...

los ojos, los ojos, es que se dio cuenta de la autoria del 11-m y no se lo creeeeeeeeeee

EL TARTAMUDO SINÁPTICO