14.3.07

La rosa de Paracelso

"Paracelso se quedó solo. Antes de apagar la lámpara y de sentarse en el fatigado sillón, volcó el tenue puñado de ceniza en la mano cóncava y dijo una palabra en voz baja. La rosa resurgió.”

Jorge Luis Borges
La rosa de Paracelso

No hay comentarios: