7.3.07

In God we trust


A Bush se le ha declarado levantisca la patria. Hay como una obstinación de ola que se le cuela en la mirada, y en las fotos se le turbio, triste, desangelado. Ha pasado que su mapa del mundo ha quedado reducido a una babilonia de muertos y un coro de madres que lloran a pie de verja en la Casa Blanca.
A Bush se le decapita la cabeza sola: no precisa de la guillotina infalible de la prensa ni del bramido torpe y fabuloso de la masa, que descubre de pronto que el presidente ha gastado en balística todo el presupuesto de farmacia.
En unos meses, estará solo. Y sin ninguna Mónica Lewinsky para endulzar la memoria gris del despacho oval.

5 comentarios:

pequeñoIbán! dijo...

Iba a decir que en este momento no se me ocurre mejor descripción para catalogar a bush... un fantasma sin cabeza, que él mismo se ha cercenado. Pero dudo que a ninguna hora se me ocurre algo bueno, porque todo lo que sale de él no es gris, sino negro, muy negro.

Un saludo!

pequeñoIbán! dijo...

Iba a decir que en este momento no se me ocurre mejor descripción para catalogar a bush... un fantasma sin cabeza, que él mismo se ha cercenado. Pero dudo que a ninguna hora se me ocurre algo bueno, porque todo lo que sale de él no es gris, sino negro, muy negro.

Un saludo!

pequeñoIbán! dijo...

Iba a decir que en este momento no se me ocurre mejor descripción para catalogar a bush... un fantasma sin cabeza, que él mismo se ha cercenado. Pero dudo que a ninguna hora se me ocurre algo bueno, porque todo lo que sale de él no es gris, sino negro, muy negro.

Un saludo!

pequeñoIbán! dijo...

Iba a decir que en este momento no se me ocurre mejor descripción para catalogar a bush... un fantasma sin cabeza, que él mismo se ha cercenado. Pero dudo que a ninguna hora se me ocurre algo bueno, porque todo lo que sale de él no es gris, sino negro, muy negro.

Un saludo!

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Negro es un color jubiloso para nombrarle. Bush, visto con honestidad visual, sin la cosa subjetiva de aborrecerlo como le aborrecemos, da primate a ojo rápido. Si nos paramos, da primate también. Y es triste que gobierne el mundo, porque no es solo a sus marines. Lleva el hombre control ( se lo llevan ) de tanto.