11.6.07

El número 23 : Apología del disparate cabalístico


Flojo de pulso, ajeno al cine que le hizo tener un nombre en la nómina de cineastas con ideas ( Tigerland, Un día de furia o El cliente ), Schumacher ha añadido otro fiasco al inventario de fiascos que lleva a cuestas. Si olvidables son los agujeros mentales de Batman Forever o Batman y Robin, por citar 2 de los más sonoros y lamentablemente recordables, ahora tenemos El número 23, una prueba más de que el talento se disipa igual que una bebida gaseosa expuesta al tibio sol de la mañana en un balcón. El artesano ha devenido en operario y el director interesante en craso obrero. Este nuevo acercamiento a lo sobrenatural, tema que le es grato ya desde sus prometedores inicios ( Línea mortal, Jóvenes ocultos ) no es más que un chusco y trompetero argumento de conjeturas pitagóricas chabacanamente desarrollada a partir de lo que, en otras manos, con otro entusiasmo, podría haber dado un film decento. Es la historieta, digamos, del hombre normal y corriente de un hombre al que un perro muerde o la historieta de un hombre que se ve reflejado en un libro que sospechosamente le trae su infancia y en la recurrencia relevante de un número, el puñetero 23, que le acosa en los flecos del verano y en los posos del café. Jim Carrey, tan sobresaliente en otras cintas recientes ( El show de Truman, Olvídate de mí ) ahora me parece un cómico en una astracanada con visos de seriedad. Y no es seria. Es mala.


3 comentarios:

nonasushi dijo...

Aquí paso sin pena ni gloria, no me animé y creo que me fío de su critica y pasaré del todo
Saludos

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

No me llames de usted, please.
Que parece que soy mayor y es mentira. De todas formas, me alegro de que no vaya. Hay muchas distracciones en el mundo, cine incluido, como para perder rato en este desmán matemático-circense en donde únicamente vale la pena.... bueno, pues ahora no me acuerdo, pero lo tengo en la punta de la lengua.... Estoy jocoso esta noche. Lo de usted, lo dejamos. Sí. sí, ya sé que es una forma de hablar.

Alberto González Parra dijo...

Bochornosa, la peor pelicula que hevisto este año junto con tideland sólo que esta última es, además, asquerosa y salvaje.