26.6.07

Educación moral

1
Dice Enric Vilá, presidente del Fórum Europeo de Cristianos Gays, que no existe una relación fluida entre su organización y la Iglesia católica. Argumenta que la sexualidad ha sido siempre un tema tabú. Que Benedicto XVI "se está caracterizando por una parálisis en sus reformas". Para redondear su inspirada retahila de verdades de perogrullo concluye con que la apostasía crece entre los homosexuales. Lo dice un presunto enemigo de esa anomalía moral a ojos de un cristiano. También hubo una época en que eran noticia los afiliados al PP que vocinglaban su opción sexual. O en el Ejército.
Un amigo me comentaba el otro día que había observado cómo las televisiones nacionales, públicas y privadas, hacían un esfuerzo notable en presentar situaciones en las que los homosexuales cobran una nombradía hasta ahora inédita. Refería series dramáticas, presentadores de concursos, noticias sueltas. Todo le resultaba fácilmente avenible a esa reflexión que me confesaba.
La herida abierta entre la población por la inclusión en el Currículum de la asignatura de Educación para la Ciudadanía incide en lo mismo. Quienes piensan que lo razonable es que estas
extensiones naturales del nuevo orden moral ocupen espacio en las leyes y en la calle, en la escuela y en la formación integral de sus ciudadanos y los que consideran que el Estado se ha arrogado sin conocimiento y a espaldas de sus gobernados la potestad de fomentar una moral escrita por sus parlamentarios y siempre afín al criterio y al discurso de su ideología política.
Polémicas servidas para agitar el plano panorama de información que suele poblar los periódicos del verano, tan menguados, tan tristes en contenido. ¿ O será mejor así y esa liviandad o escasez de información anunciará un más armónico mundo ? No tengo ni idea.

El Forum de Cristianos Gays, leo en El País de hoy, se creó en 1.982, agrupa a 35 asociaciones de 16 países.

2
Enrique Múgica, defensor del Pueblo, ha abrazado las tesis de Sarkozy a propósito de erradicar el tuteo entre alumnos y profesores. Lo ha dicho en los Cursos de Verano de la Complutense en San Lorenzo de El Escorial.
El PP ha abrazado a Enrique Múgica.
El PSOE no ha tardado en asegurar que las medidas del mandatario galo en materia educativa son "superficiales". Que "el respeto ha de trabajarse más en el fondo que en la forma"-
Lo que parecía un baile de amigos va a terminar al final en un refriega de adolescentes. Está ya comprobado que nuestros partidos políticos sufren lo indecible incluso cuando coinciden.

1 comentario:

Luis Alfonso Canales dijo...

Hay ocasiones en que la semántica es perversa. Cristiano y gay no deberían ser términos antitéticos y lo son a la luz de los acontecimientos de esta sociedad nuestra. Una pena. Ellos sabrán. Yo no soy ni cristiano ni gay. Y que no me pongan a elegir.