26.6.07

Paris Hilton, Larry King, Jose María Aznar y yo

La reclusa Paris Hilton ha salido de la cárcel y ha pedido su almohada. Los 23 días que la heredera del imperio hotelero ha permanecido entre rejas por conducir ebria han ocupado más banda ancha y atención mediática que los presos de Guantánamo o la desclasificación de documentos de la CIA o la vigencia de las redes de Al Qaeda en Europa o el cambio climático o las tribulaciones neuróticas del G8 o la saga/fuga de Tony Blair o las frágiles treguas de ETA o el gol de Tamudo al Barcelona, a un nivel más frívolo.
¿ Qué ha hecho la hija de papá Hilton para ser famoso al modo en que lo es ? Paris Hilton practicó una felación a un maromo inevitablemente agradecido que colapsó los servidores de la Red. Aparte de ese episodio lúbrico, ha participado en algún bodrio de terror made in Hollywood y ha sacado un disco de música imperceptible cuyo único propósito es actuar de banda sonora en la rutina lisérgica de algunos descabezados que se meten Afganistán en vena en antros art-deco.
Diligentes paparazzi han cogido una instantánea donde se aprecia a la musa de la MTV con una Biblia bajo el brazo antes de entrar en prisión. Si practica todo lo que los santos apóstoles registraron para la limpia salud del alma no dudo que jamás regresa a la cárcel, no vuelve a dejarse llevar por los vapores del alcohol ni ejerza tan cochinamente el sexo oral delante de una webcam. He aquí el verdadero sentido de la responsabilidad y los auténticos valores de la fe.
Debe ser duro tener dinero y carecer de todo lo que el dinero no proporciona, vivir en esa pasarela continua de cámaras y desmentidos, de romances fabulados y primeras páginas en toda la prensa del mundo. Si el mundo tiene a esta insensata como icono reconocible, mal va.
Las emisoras norteamericanas ABC y NBC han confirmado que retiran su oferta de un millón de dólares por la primera entrevista televisada de la Hilton tras su paso por prisión. Mañana Miércoles Larry King, en exclusiva para la CNN, va a entrevistar a Paris Hilton. Así voy yo a donde me digan, isla de If incluida, y luego me abro el pecho en prime-time engolosinado por algún abultado cheque.


Lo próximo, un libro, una película, una toalla con la niña embutida en el gris traje de presidiaria. Un famoso museo de cera ya ha tomado la delantera. Andy Warhol estaría encantado. El mundo, mientras tanto, ajeno a estas extravagancias de delincuente pop, estrangula la esperanza de una infame cantidad de seres humana que no comen o no acceden a la escuela o no tienen un techo bajo el que soñar, de noche, con que Larry King les entreviste. Para terminar esta ocurrencia de tarde martes unos entrecomillados del ex-presidente José María Aznar, ahora asalariado del magnate Murdoch y inclito gobernador de las FAES alegremente pronunciado con motivo de su distinción como Bodeguero de Honor de la Academia del Vino de Castilla y León.

"Déjeme que beba tranquilo, mientras no ponga en riesgo a nadie ni haga daño a los demás"

"los que hemos defendido siempre la libertad y creemos que es buena, defendemos también que la gente pueda tomar sus decisiones"

Igual de esto la niña Hilton, aleccionada, reconcomida, pide audiencia con Jose María y trata de convencerle para que abandone tan nefastos vicios. No vaya a ser que termine cara a cara con Larry King en la CNN. Inglés fluido para justificar sus excesos no le falta.

3 comentarios:

el hijo de tm dijo...

Siendo una guarra pública con padres ricos tienes el cielo ganado. El infierno es para los pobres, para los parias, para los que no tienen una cámara que les haga famosos cuando hacen el tonto a diario.

Jilguero macho dijo...

Paris Hilton es una fulana con suerte. Un ejemplo de cómo nacer en el sitio adecuado puede malograr una personalidad y hacerla un despojo. No sé si hay remedio......
Paris Hilton nunca se acercaría a Aznar. En eso, en esa cuestión, por esa cuestión, me caería hasta bien.

El hijo de tm dijo...

más:
paris hilton es recibida por el Papa Santo de Roma en Audiencia privada.
Comparten experiencias religiosas y financieras.
Stop.