11.6.07

Half Nelson: El signo de los tiempos








Uno aprende a vivir con sus pecados y es posible que incluso logre rebajarlos de dramatismo, tutearlos, consentir que son parte la vida o que es escasamente posible arrepentirnos de ellos, perdernos en la redención o ser lo suficientemente cínico como para exhibirlos desprejuiciadamente. Hay vidas escoradas a la tragedia, a cierto fatalismo y otras, frugales, que no pasan de la mediocridad, del gris y plúmbeo tedio. La vida del profesor de Historia retratado en esta interesante Half Nelson es uno de esos que convive con sus pecados, los guarda en rincones privados y sobrelleva los días como buenamente puede. Es toxicómano, idealista, sensible y, sobre todo, utópico. En realidad la película no hace sangre en las drogas, aunque bien pudiera hacerlo. De hecho, no hay escenas intolerables. El mundo de la droga se dibuja muy tangencialmente: Dan Dunne ( un sobrio y convincente Ryan Goslip ) no es el adicto vendido por las producciones hollywoodienses al uso. De hecho, el film se aleja con mucho criterio del género y enfatiza más aspectos sociológicos o incluso políticos que meros pistoletazos de crack o de cocaína para demostrarnos cuán colgado está el profe, que cual en bifronte Jano exhibe dos lados de una misma persona: el apasionado profesor, consciente del privilegio absoluto de la enseñanza y del valor fundamental del material que tiene entre manos ( seres humanos formándose, adolescentes que ven en su pedagogía ilusiones para vivir mejor y hábitos de conducta reglados para convivir mejor en esa sociedad ) y el ser humano autodestructivo, abandonado en un cuchitril infame en el que se droga como el que lee un verso de Baudelaire ( precisamente Baudelaire ) o escucha un blues lánguido de Billie Holiday ( precisamente Billie Holiday ). Si por algo me ha gustado mucho la película, aun en su morosidad, en su en ocasiones poco atractivo planteamiento, es por su absoluta falta de ambiciones. No hay truculencias. No hay sobresaltos. Tampoco esa pornografía de aguja y vena que, en otros casos, colorea todo el film y no nos permite atisbar detalles. Aquí no hay cromatismos superfluos: todo se aviene a una gramática precisa, ajena a todo tipo de subjetividad.
El mérito del film de Ryan Fleck estriba en la sobriedad actoral de los 2 personajes fundamentales: el maestro dolorosamente humano y la alumna devastada por un mundo difícil ( hermano en la cárcel, escasez de dinero, crisis de personalidad ) y súbitamente arrimada a él para ayudarlo a levantar el bache, cuya sensatez y equilibrio permite que el accidentado profesor avizore un futuro mejor y recomponga su estado vital y sus ganas de estar en este mundo. Ryan Goslip perdió el Óscar a mejor actor en la reciente gala. No es un papel que guste para una Academia muy timorata, pero se lo merecía.
En su demérito, que también es fácilmente arrumbable al fácil terreno de la crítica feroz, está ese abuso de la cámara en mano, que cansa, la verdad, pero que a lo mejor conviene para enmarcar ese mundo nervioso, frágil, fracturado en mil pedazos que se condensa en la mente envenenada del maestro. Y el cansancio, en ocasiones, de sus imágenes, que no atropellan jamás al espectador y lo dejan en un limbo de ideas enorme, pero a veces poco matizadas. Se diría que es una película que requiere, como quería Umberto Eco para su Obra abierta, un lector cómplice, un espectador alerta que no pierde ningún mensaje y sepa después buscarle sentido a todos ellos y amalgamarlos en un todo compacto. Si se consigue, un peliculón. Puede que no siempr estemos ni preparados ni con ganas para hurgar tanto en lo que, en apariencia, no precisa tanta disección.






3 comentarios:

Cineahora dijo...

Dos "mitades" que tal vez, de una manera u otra, todos tenemos. Sin duda la falta de ambiciones, o su intención de no sermonear al respecto, la hace más estimable, pero tampoco va a ser un título que perdure en mi memoria demasiado. Tal vez me hubiera gustado una puesta en escena con más nervio, más imaginativa, pero también es un placer encontrar un punto de vista opuesto, distinto al mío, como en este caso, el suyo.

Un saludo, y espero que las alergías primaverales vayan mitigándose !

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Gracias. Parezco Edmundo D'Antés en la isla de If, pero tengo a mano el google, algunos libros, discos y el amor familiar, claro. Ah, y cine doméstico para sobrellevar el confinamiento.

Innesfree dijo...

La vi y me pareció especial. No es una película perdurable, pero tiene detalles de cine bueno, de altura. El actor que da talla al profe es, sin duda, lo mejor. Habrá que seguirle la pista. No tengo referencias de otros films suyos. De todas formas, ya es demasiada moda esto de tanto cine de "drogas" o de "escuela". Estamos saturados. Desconexión.