12.4.07

Keith Richards se mete a su padre




Algún antropólogo pasado de anfetas y colgado de algún riff de este héroe del rock estará encantado con su última excentricidad, pero los demás, quienes nos chutamos blues a oído y no en vena, pasamos de estas boutades, anécdotas de viejo cascarrabias que no tiene mucho ya que hacer para reconducir su cerebro gastado. Esnifarse las cenizas del padre con un resto de cocaína está bien en una letra de una canción. La vida real es otra cosa. Ni Jack Sparrow lo aprobaría.

1 comentario:

José Manuel Vega Corredera dijo...

Este cabrón es un jeta, un tío de vuelta ya de todo, que se cae de un cocotero o deja a cien mil personas tiradas en un estadio porque se ha bebido diez litros de whiksy la noche de antes. loraro es que no haya palmado y todavçía tenga huevos para hacer estos desplantes. Yo he visto a los Rolling en directo 2 veces y en las dos ha demostrado que es un pasmarote, pero Emilio, toca la guitarra de una forma... Es el espíritu de los Rollings y eso se perdona, se meta lo que se meta....
por lo menos no se mete gente de fuera y sólo hace el gilipollas con su familia, a dios gracias.