12.4.07

I read the news today, oh boy

Hay trazas de cine bueno en películas horrorosas como hay indicios de desidia, descuido o dejadez, incluso partes malas, en cine de calidad. Buñuel solía cometer errores a posta y jactarse sin rubor de su chulería. Sergio Tardelli, uno de sus muchos biógrafos, escribe que le encantaba parecer riguroso y exigente para luego, a la luz de su equipo, consentir fallos mayúsculos. Lennon y McCartney escribieron la pieza magistral A day in the life, con esa batería juguetona y como a trompicones con la que Ringo Starr salpimenta la hipnótica melodía que canta Lennon. Parano pecar de arrogantes, propusieron estropear la canción. Es entonces cuando graban la orquesta delirante del final y la editan al revés en un ejercicio de disonancia, de aberración sonora que todavía chirría en los oídos. Yo mismo, en ocasiones, meto la pata deliberada y meticulosamente. Como Buñuel. Como The Beatles.

No hay comentarios: