11.2.07

El Fausto moderno o Pícaros en Miami Beach


Los tentáculos del cine son alargados y alcanzan aspectos de la realidad que creíamos bunkerizados, ajenos a la ficción. O quizá no. El estadounidense Gerald Fraller ha subastado su alma por Internet. El hombre ha meditado su acción y para justificar esta extravagancia, esta actualización del mito de Fausto en la Florida de Bush, o de su hermano, en fin, tal para cual, ha contado las miserias de sus 28 años de existencia en este perro mundo. Ha venido a decir que la vida está llena de calamidades y que todas le han caido a él sin que todavía conozca si merece tantos palos, pero un día el bueno de Gerald tuvo una idea magnífica y ahora ocupa telediarios, renglones de rotativos y hasta tiene su propia página www.winmysoul.com. Hasta ha reflexionado sobre la posibilidad de ayudar a otros con idénticos problemas ( la vida perra, la depresión, el hastío existencial, las penuarias financieras ) aunque su ingenio no pueda equipararse al suyo.
Lo de la venta del alma es el asunto estrictamente cinematográfico que nos preocupa a nosotros: Gerald privilegia a quien compre su alma, en pública y digital subasta, a tomar las decisiones que, por lógica, le competen en exclusiva a él, esto es, poner nombre a sus hijos en caso de que un día los tenga, elegir el día de su boda, escribir su epitafio o participar de los beneficios que esta iniciativa de la picaresca humana pueda dar en su cartilla de ahorros. Se reserva el derecho a recuperar su alma, su vida, su capacidad para tomar unívocamente decisiones, pagando a su tomador anímico la suma de un millón de dolares.
Hasta hoy ha recaudado en su página web algo más de 3000 dólares. Cada dólar participado da opción a una parte de todo el paquete de privilegios que Gerald ofrece de su arrastrada vida, que ya no lo es tanto y va a dejar de serlo totalmente a poco que la noticia cunda más y atraiga a mayor número de curiosos. Si Goethe levantara su atormentada cabeza....
La vida cobra estas tasas para que algunos seres humanos sean felices como lo son otros. La revista Variety informa que Tobey Macguire, nuestro inefable Peter Parker de la franquicia Spiderman, ha comprado los derechos de la historia.
He aquí el lado cinematográfico de la vida. O como decía Aute en una memorable canción " Que toda la vida de es cine y los sueños, cine son..... "

No hay comentarios: