25.2.07

THE ALLMAN BROTHERS BAND : AT FILLMORE EAST ( 1971)


Rock sureño, pegado sin evidencia de fractura al blues, impregnado de soul y country y de atmosféricos ribetes de rock gótico: estos eran los ingredientes de la Allman Brothers Band que se vieron parcialmente truncados con la muerte de su guitarrista y mentor Duane Allman. At Fillmore East es el último álbum ( en vivo ) que grabaran, aunque Eat a peach levantó vuelos y retomó la aureola de banda de virtuosos que todos los aficionados al rock conocen. Aquí hay excepcionales jams de muchos minutos ( You don't love me y Whipping post ocupaban dos caras de lo que, en vinilo, fue un disco doble en 1.971 ).
Al correr de los años, se ha arrogado el título de uno de los mejores discos en directo de la Historia del rock y las razones son más que evidentes: la música pespuntada por la elegante e incendiaria guitarra de Duane Allman y un trabajo del productor ( Tom Dowd ) estupendo. Cogió dos actuaciones en el local neoyorquino y extrajo el sudor, los aplausos descerebrados y la contaminada atmósfera de rendición absoluta de un público devoto. Después vendría Brothers and sisters ( 1973 ) y pare usted de contar. La banda, que todavía colea, hizo otros discos aceptables en directo, pero ninguno como éste, rebosante de energía, pletórico en esa mescolanza primitiva de rock, soul, blues y country. Hasta hay unas gotas de jazz ( del más elemental y rudimentario ) en los enormes jams marca de la casa. Músicos de talento desbordante, solían anteponer la primacía de sus habilidades a cualquier otra consideración estrictamente musical, incluyendo la calidad de las canciones. Eran tan buenos que las piezas de sus discos fluyen solas, como si siempre hubiesen estado ahí, sin pulir, y estos chicos sureños peludos y con greñas las cogiesen para que todos podamos oirlas.
In memory of Elizabeth Reed es, para este escribiente, una pieza crucial ( y en ocasiones olvidada ) en los inventarios clásicos del género que suelen traer a la palestra algunas revistas de relumbrón y nombradía. Es una canción serena, un instrumental que va creciendo hasta adquirir dimensiones heroicas, de himno casi.
Duane Allman, que colaboró en la inmortal Layla de Derek and The Dominoes, murió meses después de grabar este disco en un accidente de moto.
Disco asequible a pesar de su muy fundadas bases de blues y de rock mestizo y una forma altamente recomendable de conocer de primera mano ( la edición reciente del disco tiene un sonido estupendo ) los orígenes del rock en manos de (probablemente junto con Jimi Hendrix ) su mejor guitarrista.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Te olvidas de Lynyrd Skynyrd, el otro gran grupo del southern rock . Tenían discos formidables y el himno sureño S
weet hone alabama

Juan Benítez Perea
El Duane Allman de Mérida

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Me gusta mucho Sweet home Alabama, pero no tanto ya Lynyrd Skynyrd. En rock sureño, me quedo conéstos infinatemente aunque no tuvieran, como los otros, hits de masiva aceptación

Anónimo dijo...

Escuchado. disfrutado. Thanks.
Un guitarrista vertiginoso sin duda.

MJP