18.2.07

Clint Eastwood, caballero honorable


Se soltó de la mano de Sergio Leone e izó vuelo: ha bajado en muy contados ocasiones porque arriba se debe sentir uno a veces muy solo, pero luego remonta y desde abajo se advierte su cuerpo enjunto, su cara de buena persona, aunque se empeñaba tanto en que le alegraran el día.
Amante del jazz, como este escribiente, sirvió al público el infierno de Charlie Parker en su emocionante Bird.
Todavía recuerdo una carretera costera ( sería 1.992, cuando se estrenó ) y un cartel enorme de William Manning, esto es, Clint Eastwood, de espaldas, sombrero caído, pistola en mano.Anunciaban la oscarizada después Sin perdón. Ocupaba unos buenos metros entre lasmontañas, y las olas, a la derecha, abatían unas rocas. Ignoro la causa, pero me lancé como loco al cine y disfruté de ese asesino retirado, melancólico, ufano de muy pocas cosas, crepuscular y lírico, que volvía a las andadas por mor de cierta justicia poética en una película que revitalizó un género.
Ahora le han dado una medalla: Jack Chirac le ha hecho caballero de la Legión de Honor de Francia. “Usted muestra la complejidad de Estados Unidos, en toda su grandeza y fragilidad, con sus sueños entusiastas y sus preocupantes cuestionamientos’’, dijo Chirac en el acto.
Tiene 76 años, pero todavía está lúcido. Y prolífico. Nos quedan ( presumo ) muy buenos ratos de cine con este hombre enjunto, de sonrisa cínica y corazón muy grande. Y además hace las películas a pares. En cuanto vea a un japonés de cuatro metros en un anuncio en la carretera, lo dejo todo y me tiro al cine. No: no creo que vaya a hacer falta.
Enhorabuena, maestro.

No hay comentarios: