1.1.08

Un año de rock (y sucedáneos)

























Tampoco ha sido una búsqueda precisa. Ni tan siquiera justa. Ni útil para nadie, pero son los discos que me han acompañado durante el ya (ahora sí) fenecido 2.007. Algunos son muy grandes, gloriosos. Otros no pasan del divertimento, de la distracción noble y del sentido primario de las cosas bien hechas y perdurables. El disco que me ha hecho ser más feliz (estas cosas funcionan así) no es del 2.007; quiero decir que lo que contiene no es de este año. Es el que más ha acudido a mi bandeja de CD, a mi bendito ipod. Es éste. Se trata (y conste que no me agradan) de un fastuoso, gigantesco, sublime recopilatorio.





3 comentarios:

Alex dijo...

¿Robert Plant? ¿Seguro? Hubiera jurado que está acabado. Un tipo especial, en cualquier caso. Firmo lo de Ben Harper, al caballo loco, al Boss... Me gusta mucho Knopfler, aunque me asusta su talento a la guitarra.

No es una mala lista, Emilio. Aunque lo diga alguien que no es un melómano de tu calibre.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Lo estuvo, durante años, Álex. Su etapa led fue prodigiosa y eso le excusa de casi todo. Stairway to heaven o Black dog o Rock and roll son joyas del rock, monumentos de la mùsica del siglo xx. Esto es un arrebato folk, blues, gospel e incluso cajun que ha tenido este hombre con Allison Krauss, que no es tampoco parte mala en el contrato. Knopfler es un genio que ha preferido el mercado pequeño, una especie de club en donde los amigos le rinden pleitesia y visitas. Como un blog. Si quisiera, facturaría hits a lo Dire Straits. No le falta talento ni experiencia. Es un Eric Clapton sin rayaduras de coca y fiebres megalómanos como un Coronel Kurtz en el Mekong. Es una lista sencilla, sacada a golpe de tecla. Si la rehiciera, quitaría dos y pondría 4 más. Yo no soy un melómano de calibre alguno. Únicamente oigo y espero el estremecimiento. The thrill, que decía BB King aunque en otros menesteres.

Mycroft dijo...

Los discos de National y Neil Young me han parecido muy decepcionantes.
Caballo loco luchaba contra el recuerdo de su anterior jugada (living with war, fastuoso)