29.1.08

Holly


Lo último que supe de Audrey Hepburn fue la noticia de la escandalosa puja por el vestido que lucía en Desayuno con diamantes. La prenda alcanzó en Christie's la inconcebible cifra de 700.000 dólares: la más alta por ropa vista en el cine. El destino de la puja fue noble: la construcción de escuelas en la ONG Ciudad de la Alegría, en la India, que gobierna Dominique Lapierre y su esposa. Hoy he visto en una página cómplice (no hay tantas, no crean) la fotografía de Holly Golightly. La recuerdo muy bien saliendo del taxi y acercándose al escaparate de Tiffany al tiempo que extraía de una bolsa marrón su desayuno.
Ahí descubrí a Truman Capote. A Audrey la conocía por Vacaciones en Roma y por Sabrina, que vi en perdidas sesiones de cine de la 2 cuando el cine en la 2 era el paraíso y casi nadie tenía un vídeo VHS o un buen videoclub a mano a donde acudir y recibir la dosis diaria de fotogramas.
Así que la fotografía de Holly en la Quinta Avenida ha regresado (perfecta, inmarcesible) al santuario de las imágenes eternas. Hay mucha. Todo amante del cine cela cientos de ellas. Lo que pasa es que pasan los días y no recuperamos la emoción mitológica del asombro novicio. Hoy, en cambio, ha aparecido (esplendorosa) y hasta el día ha cambiado y he alegrado el tono plomizo de las últimas horas. Eso tiene la cosa virtual.

5 comentarios:

M.I. dijo...

Nunca Dios creó una critatura tan perfecta. Viéndola a ella en pantalla es difícil imaginar que otra actriz pueda hacer alguno de sus papeles. )Bueno, se me ocurre Julia Ormond en Sabrina y sus Amores).

Voy a hacer un especial sobre Frank Capra, lo titularé "El universo de las buenas intenciones", ¿Puedo contar avec toi?, (joer, que eres de inglés), yo es que (acuérdate) aprendí francés para leer a los críticos de Cahiers Du Cinéma en V.O.
Jajajajaja.

Besos.

emilio dijo...

Cuenta, claro.
Además Capra es santo de mi devoción.
No problemo, que diría Schwarzie.
Tú me dices qué puedo hacer.

Alex dijo...

Yo tenía once o doce años cuando la primera cadena emitió un ciclo dedicado a ella. Empezaron con "Vacaciones en Roma" y acabaron con "Robin y Marian". En un par de meses pasó de ser casi una niña a casi anciana. Fue mi primera grabación en vídeo (Beta) y aún guardo la cinta. Algún día la colocaré sobre mi edredón feo y le haré una foto.

Una de sus películas recogidas en el ciclo fue "Una Cara con Ángel". Ella tenía ángel.

emilio dijo...

A mi mujer le fascina. Tal vez la actriz que más poderoso influjo le causa. Sólo sale ella y ya está dispuesta a ver la película, sin saber nada, sin incurrir en el error que yo cometo que es dejarme contaminar por factores a veces no estrictamente cinematográficos. Era un monumento de mujer, así escuálida y todo, Álex, y una cara perfecta, la cara más guapa del cine. Hasta doblada, no en su cálido inglés natural que ya ha aprendido, tiene encanto.

Gregorio dijo...

La casualidad. La vi ayer mismito. Me volvió a dejar sentado en el sofá, alucinado. George Peppard es un bobo, pero la Audrey se lleva la peli de calle, la pasea y la coloca en la memoria sentimental de todos los cinéfilos del mundo.
Buscaba información de Audrey Hepburn, pero esta mirada sentimental está mejor. No importa la biografía, verdad ? A lo mejor importan lo detalles.