19.1.08

Testimonios carnales



Hay testimonios de fe en la bondad del ser humano y hay testimonios de amor a la serie B. Como Quentin Tarantino no ha dado muestra de su signo religioso en el ampuloso universo de sus filias, fobias y vicios, caso de que esa cabeza albergue alguna devoción espiritual, tira de bestiario cultural y decide homenajear al grandísimo Russ Meyer. Su siguiente película podría ser 'Faster, Pussycat! Kill! Kill!' y la fondona Britney Spears, icono de lo pop, de lo kitsch y de lo friki en las Américas y rara especie de diva de youtube para quien no abreve en la rumorología y en las sangrías morales de los programas del corazón en esta vieja Europa muy al margen de su divismo impostado.
Se veía venir que Quentin acabara hocicando en el riquísimo país de las tetas hiperbólicas, de las mujeres heróicas (qué es, al fin y al cabo, Death Proof sino un tributo a Meyer) y del retrato áspero y canibal de la América profunda, de personajes zumba dos o a punto de estarlo. Eva Mendes y Kim Kardashian, compañera de travesuras venereas de la cargante Paris Hilton e igualmente afiliada al mundo canalla, completarían el reparto femenino.
Tarantino promete carne fresca, nudies y violencia en la crónica de una venganza de stripper acelerada y machorra. De Britney Spears parece que Tarantino ha mirado bien sus curvas, su generoso escote y esa aureola de chica mala del pop, fácilmente concupiscible y abierta a las veleidades del placer terreno. Habrá casquería, hemoglobina, diálogos ametrallados, tacos a tutiplén y tetas grandes, imaginamos.
Es posible que echemos en falta la visión retro, ese toque vintage de los sesenta con las temibles Tura Satana, Haji Lori Williams y Sue Bernard, pero no hay duda al respecto. Haremos cola en el cine. Y si echamos mano de DVD y colocamos el delirio original.

4 comentarios:

MK dijo...

Emilio , me pilla usted completamente desinformada al respecto de este post.
Reconozco los nombres de esas dos encantadoras señoritas que cita , tan especialmente dadas a...la verdad es que no sabría definirlo , aunque cualquiera podrá entenderme.
.Oh! y no es que repruebe su actitud.
Ha visto usted lo mejorada que ha salido Linsay Lohan en sus últimas fotos? Si es que es lo que yo digo. Que disfruten , las chicas , que la juventud es un suspiro y luego ya no se está para nada.
Y a Quentin espero que no se le siga yendo tanto la pinza con lo sobria y genial que le quedó "Jackie Brown". Ese hombre ya debería tener un poco más de confianza en si mismo y no debería necesitar tanto de la casquería y abusar de tópicos.
O es que como dice su amigo , ¿como éra?...es un soufflé? , no..no era eso.
Bueno es que he dado una vuelta por el blog , quizás demasiado rápida.
Pero volveré.
Porque cualquier blog que encabece su porfolio con una foto como esa de Billy Wilder , ya me hace sentir como en casa.

Alex dijo...

A la Spears le faltan tetas para ser un chica Meyer. Podría trabajar con Tarantino pero nunca con Rusty. Decía éste que el talento se contabiliza en curvas. Amén.

emilio dijo...

Tarantino se puede permitir algunas licencias tras Jackie Brown o Pulp Fiction, mi idolatrada Pulp Fiction.
No es cosa a mi entender de que el hombre tenga más o menos confianza en lo que hace; hacía lo que quería cuando filmó Reservoir dogs, un film rompedor, un noir moderno con casquería también, pero de un lenguaje nuevo y muy, muy atractivo. Ahora se deja llevar y todavía no ha hecho la gran obra maestra, reconocible para la posteridad, diríamos. Ahí te doy toda la razón, mary kate.
Pulp fiction es su pase a la eternidad. Todo lo demás va por detrás.
Encantando de que hayas entrado en mi casa virtual, en este espejo de mis sueños. Vuelva aunque sea por Billy.

emilio dijo...

Oh yeah, Álex, oh yeah.