31.5.08

Roy Orbison singing for the lonely...








"Roy Orbison cantando para los solitarios. Esqueletos de Chevrolets quemados
devorando la noche. Muestra un poco de fe: hay magia en la noche. Mary puede no
ser una belleza, pero hay besos eternos. La tierra prometida está al otro lado
de la carretera. La ciudad la pueblan perdedores esta noche, pero en mi corazón
siempre hay un estribillo con el que mecerte hasta que la oscuridad te robe el
miedo y caigas en mis brazos. Mientras, estoy solo. No tengo dónde ir. Los
amantes desesperados bailan en las playas de Stockton's Wing. Juramos que
viviríamos siempre en estas calles. Wendy, Mary, qué mas da. Os quise en aquella
turbulencia de sábado por la noche con toda la heridad de mi carne abierta en mi
guitarra, que hablaba por mí y hablaba palabras altas como una canción del
primer Elvis. Sólo soy un jinete asustado, ya lo sabes. Uno que ha oído rechinar
por el bulevar los cascos oscuros de los caballos del rock and roll. El parque
de atracciones se alza desafiante. Desde aquí se ven a los chicos hacerse los
duros y a las chicas acicalarse en los espejos retrovisores de los automóviles.
Algún día regresaremos a este limbo de cerveza y de lunas partidas por la resaca
para reivindicar nuestra lugar en el mundo porque, oh chica, tú y yo nacimos
para correr, eso ya lo sabías, es verdad."


Yo acabo de comprarme esta rutilante caja y estoy como tahúr con un mazo de cartas nuevas con el que va a romper la banca. La oigo de fondo como el que asiste a una plegaria y el alma se le derramara pecho afuera. Épica y romanticismo: Born to run, uno de los mejores discos de rock del mundo. Y contiene tres canciones inmortales de ese rock: Thunder Road, Born to run y el majestuoso cierre de Jungleland. Hoy ha sido un buen día, amable lector.




No hay comentarios: