18.5.09

Todo está lejos: En la muerte (esta noche) de Mario Benedetti


Todo son modos de decir y todo está lejos. Él mismo empieza a estarlo. Yo mismo. Lo remoto, a veces, se aproxima. La muerte nos ha pillado prevenidos, pero no ha dejado de ser una punzada en el corazón. Algunos libros de las estanterías, unos más que otros, se acercarán a los de Mario Benedetti y les consolarán. Les dirán que los hizo un buen poeta y probablemente, sólo había que ver su cara y hurgar un poquito en lo contado, una buena persona, pero a mí me gustaban sobre todo sus cuentos. Que no haga ya ninguno más no me va a hacer sentir peor.

4 comentarios:

marisa dijo...

Se nos ha ido pero nos ha dejado ese sur, esa´defensa de la alegría, esos informales pasando frío, , esos árboles solidarios....Su humanidad sangrante y rebosante, su compromiso(eso que tan poco gusta y que a algunos les produce urticaria sólo nombrarlo)son un legado que , algunos, no olvidaremos. Que la tierra le sea leve

cuentosbrujos dijo...

putada...
perra vida que no save de longevidad vinculada a genialidad

Alex dijo...

Literatura límpia, Emilio, como te digo en mi blog. Hacer que lo difícil parezca fácil. El prodigio mil veces reinventado.

Tenía casi noventa años, había vivido, pero siempre se hace corto el camino.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Yo conocí a Benedetti por Serrat, aquel disco de El sur también existe. Me lo grabaron en una cinta vieja TDK, me acuerdo, y luego, de tanto ponerla se enredó en los cabezales de un cassette también viejo. Es una historia larga, Marisa, pero me gusta recordarla. Luego, en la mili, vinieron los libros, ya más en serio. No he dejado de releer poesía suya nunca. Aunque me gusta más sus cuentos. La tierra le será levísima. Lo tenemos nosotros. Un abrazo.


Putada, sí, gorda. Era mayor, muy mayor. Eso no es nada. Tenía más vida delante que mucha gente con toda la vida por delante.

Limpísima, oh my friend. Clara como agua. LLegar tarde a leerlo, leo en antártida renovada, no es nada. Yo no he llegado a tanta gente que me alegra que estén ahí esperando. ¿IMaginas a alguien que todavía no sepa nada de Borges? Era broma, hombre. La tos me tiene malo, es cierto, pero hay que sacar humor por donde sea. Día de perros.