2.5.09

Fútbol

Es probable que tan sólo fuese un partido de fútbol, pero siempre hay algo debajo. Hoy algunas certidumbres exclusivamente deportivas: la evidencia de que el Barcelona está en otro nivel, la conclusión de que la suerte o la fe o la garra son materia caduca, y está la celebración total del espectáculo, que es lo que esta noche han entregado, a modo de festín óptico, estos dos equipos grandiosos. Uno (al cierre) más grandioso que otro. Imperial. Incomoda el resultado, por los colores que le tiran a uno, pero agrada (y mucho) todo lo demás.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un palizón, Emilio!! No te equivocas. Hay que hacerle el paseillo a estos grandes. Saludos. Rafa

Emilio Calvo de Mora dijo...

Me encantó el espectáculo, insisto, aunque yo esperara (ejem, ejem) otra cosita... Saludos, Rafa.

La memoria de mi padre

 La memoria de un hijo la preserva un padre. En mi caso, la que ahora ha aparecido todos esos años después en un caja grande dentro de un ar...