2.5.09

Bob Dylan: Together through life


Abran paso al Dylan renacido, el viejo rockero de 68 años, el poeta de los moteles baratos y de los intelectuales de izquierda, el que fue a ver al Papa, el que escribió la banda sonora de los parias del mundo y narró el desgarro generacional, el que tras 46 discos en el mercado sigue insistiendo en narrarlo, el hombre indefiniblemente lírico, maestro de maestros y eterno aspirante al nobel de Literatura, abran paso, dejen que nos abrume con esta zarabanda de cantinelas de taberna, salpimentada de acordeones (David Hidalgo, Los Lobos), salsa tex-mex y un inventario rutilante, confortable, lúdico y asequible hasta el desmayo de sonidos fronterizos, más en deuda con el folclore de los vecinos del sur que de los compatriotas del delta. Sólo hay que dejarse llevar por la tonada de This dream of you o por el torrencial espasmo de It's all good, la mejor canción del álbum, que lo cierra y remite sin rubor a ZZ Top.
Dylan ya no merodea el lado tormentoso de la vida: ahora precipita júbilo soluble, entrega entusiasmo, ritmos bailables y factura una obra intemporal, menos circunstancial y alimenticia de lo que sus fans más estrictos esperaban. En 1.997 sacó Time out of mind, el trabajo con el que volvió a ser considerado por la crítica. Algunos años después el maestro sigue en racha, jugando sus cartas con el talento de quien lleva más de cuatro décadas gobernando algún país remoto alojado en el corazón del hombre.
Por eso Together through life emociona, conduce a un territorio mítico, cinematográfico. Por eso hay que darle paso, quitarse el eventual sombrero, rendirle tributo.

2 comentarios:

Mycroft dijo...

Pues yo me aburro. Es técnicamente muy buen folk blues, pero no me aporta nada. Dylan hace 30 años que no se arriesga, inmóvil como un gato hecho un ovillo.
Será que últimamente oigo a Phil Ochs, a su voz comprometida. Dylan empieza a ser su parodia, con su spmbrero tejano. Otros como Young pueden pegarse el batacazo, pero intentan una pirueta, un no estancarse...
Y eso que me encantó Im Not there, peli que me reconcilió al menos con algunos periodos del bardo americano.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

No comparto eso de los 3o años. Modern times me gustó mucho. Se le excusa casi todo. Neil Young es un artista de riesgo mayor. Qué raro eso de artista, pero bueno... I'm not there es muy buena pelicula y también a mí me hizo volver a escuchar discos antiguos. Basement tapes, en mi juventud, en cinta de cassette tdk. Tiempos.