9.3.23

Palabra de vida

 

Vasta, nocturna y honda, copula 

la luz con las sombras, liba oro,

se recama del fulgor de lo eterno.

La sordina feliz de la vigilia perfecta.

Amor suspendido en el aire como polen. 

Tenemos la secreta impresión 

de que se cuida mucho 

en no excederse más de la cuenta, 

en no permitir que todo lastimosamente

sucumba y reine el gris o se festeje el frío. 

Anuncia fascinación y también asombro, 

la extraña joya que los días ofrecen 

a modo de distracción noble y sencilla, 

y así no pensemos en el desenlace tosco, 

en su fuga turbia, en el imprudente epílogo.

No hay comentarios:

Los mapas falsos

  Amé los mapas cuando no entendía lo que significaban y todavía hoy siento un placer que no sabría explicar bien cuando abro un atlas y el ...