28.9.07

Alianza de civilizaciones


Mahmud Ahmadineyad ha bajado al pobre cono sur desde el opulento cono norte americano. Arriba le han dicho que no es grata su visita, pero le han abierto las puertas de la Universidad y la certeza de que la ciudadanía no comulga con su teoría sobre el Holocausto, su política de represión contra los homosexuales o su negativa a colaborar con la comunidad internacional en la gestión de su política nuclear. Sólo en Nueva York debe de haber tantos judíos como en medio Israel. Abajo, en cambio, en Venezuela, en Bolivia, el acogimiento ha sido otro. El líder iraní ha sentido oleadas de apoyo. La fotografía que falta es la de Chávez. A Evo Morales le van a jalear ahora mucho más los suyos a la vista de su activa presencia en el foro de la política mundial. Parece que los dos se han entendido en hidrocarburos y que Irán va a financiar el reflote de la economía del país andino. También en su antiamericanismo. Ahí estos tres tenores de la política actual sólo tienen cosas en común y las conversaciones privadas deben ser jugosas, no lo dudo. En esta visita, informa ABC, cien millones de dólares van a caer a las arcas bolivianas. Mil más en unos años. Parece que es el líder japonés el que ha puesto el pie en el altiplano y no este hombre de barba cerrada y gesto autosuficiente, cuyo pueblo no es precisamente un edén de progreso, un oasis de riqueza en Oriente Próximo. Además van a abrir embajada en Ecuador: por el petróleo. Esto debe ser esa alianza de civilizaciones cacareada a bombo y sonrisa por Zapatero. Yo, la verdad, no alcanzo la letra pequeña. Letra pequeña escrita menudamente en cientos de renglones.

1 comentario:

Antonio M.M. dijo...

Se hermanan para molestar al vecino. No les une otro propósito. Ojú, qué gente más nerviosa.