11.1.24

Dibucedario socrático 2024 / K de Kikirikiiii

Si Dios me quisiera bien no me haría madrugar, pensaría el pobre Sócrates, vaticinando el advenimiento del refranero hispano, inclinado a remolonear en el vapor del sueño y aplazar la danza de su privilegiada sesera, pero el gallo es un reloj suizo y presume de su canto cuando arranca a clarear el día. De Asclepio contará Mochuelo maravillas. La de más cómplice apremio sanciona las bondades del alba, prefiere adular las del sueño, que no gusta que se violente su idilio con la modorra narcótica. Ya habrá tiempo de tramar metafísicas. La vigilia es un edén para quien ha retrasado su inicio. 

 

No hay comentarios:

La memoria de mi padre

 La memoria de un hijo la preserva un padre. En mi caso, la que ahora ha aparecido todos esos años después en un caja grande dentro de un ar...