16.3.11

Ana del velo


Ahmadineyad contribuyó anoche sin pretenderlo  a que Ana Pastor, la soberbia periodista de TVE, fuera trending topic. Antes de la entrevista yo no tenía ni idea de eso del trending topic. Hoy lo entiendo. Viene a ser como una abeja zumbando por el aire, una abeja oída en todo el mundo. Quizá Irán no permita el paso de abejas. El magnífico diálogo (fue más eso que una entrevista ortodoxa) reveló la madera de heroína de un profesional. Reveló también lo difícil que es entablar una conversación con una pared. Tener los arrestos suficientes como para mirar de frente al enémigo y decirle: estoy en tu casa, pero ni se te ocurra pensar que soy inferior a usted o censurar lo que opino. Es cierto que el periodista nunca debe ser el protagonista de la noticia, pero ayer (por encima de la tozuda versión de la realidad del entrevistado) lo fue de un modo magistral. Involuntario, a decir de Ana Pastor, pero de verdad que soberbio. Uno disfrutó al modo en que se disfruta cuando la razón vence a las tinieblas. Fue flor de un día: trending topic, abeja zumbando un minuto por el orbe para que la audiencia (el twitter, el facebook, la madre que parió a todos los hilos de la red) observe el vuelo majestuoso. 

.



4 comentarios:

Joselu dijo...

Me gusta que ella empiece con el pañuelo lo que supongo que debía ser una exigencia iraní, y que en plena entrevista se lo quite y le mire directamente a los ojos sin sentirse intimidada. Él parecía querer mandar un mensaje de paz a todos los países de la tierra (?) y hubiera sido ominoso en mitad de la grabación detenerla y darle latigazos como él estaría pensando que merecía. Bien por la entrevistadora.

Miguel Cobo dijo...

Me dejó impresionado. Colgué el vídeo a Facebook y me hice fan de esa chica (más de lo que lo era ya). Contrasta este periodismo valiente , profesional, de raza (impresionante labor de Almudena Ariza, Rosa Mª Molló, Antonio Parreño, etc., jugándose el tipo con un temple admirable en cualquier rincón del planeta) con el de tantos impresentables que pululan por los basureros berlusconianos, interescasquerías y otros subproductos televisivos de toda ralea.

Por cierto, ¿no crees que Ana dejó caer el velo con toda la intención?

La abeja Ana clava el aguijón , da cera y rezuma miel. ¡Viva ella!

Un abrazo.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Hay demasiadas exigencias irracionales en esos mundos de Dios. De un Dios. El gesto de quitarse el pañuelo es de una valentía enorme. Una temeridad, incluso. Dice la mujer que fue accidental. Dice eso, y es prudente creerla. No creo que importe. Cayó, y sirvió.
Bien por la entrevistadora. Más que bien, Joselu. Un abrazo fuerte.

El periodismo es un nobilísimo oficio que se ha visto últimamente (¿últimamente?) enfangado por cuatro o cinco compañías que han metido en danza a sus primeros espadas. Son basura periodística.
Lo de el otro día fue hermoso. La libertad es siempre hermosa. Incluso cuando avanza con temor.
Lo dejó caer con intención. Incluso no sabiéndolo. El azar está de nuestra parte, Miguel.
Abrazo fuerte también.

alex dijo...

Ella es aguerrida, corajuda. Tiene valor y lo demostró en casa del enemigo de la razón. La entrevista fue mejorable, pero no estabamos para estas cosas con la que está cayendo. El presidente iraní quedó como lo que es, un personaje parodiable en "Muchachada Nui". Posiblemente el mejor retrato que se le ha hecho, por otra parte.