7.8.07

¿ Estás hablando conmigo ?






Travis Bickle fatigando las calles como un justiciero tarado. Progresivamente envilecido, el taxista nocturno se cree tocado por el numen de la redención y oficia la liturgia sangrienta de su causa. El desarraigo. El desencanto. La miseria. La soledad. Todo eso tocado por la mano sublime de un Scorsese en estado de gracia. Ahora De Niro está por encima de Travis y de otro loco suyo fascinante, Max Cady.





3 comentarios:

Anónimo dijo...

2 contundencias, 2 mazazos, 2 tarados, eso es.
Martín

Alex dijo...

Sí, Scorsese. Pedro sobre todo Schrader. El personaje es cien por cien Schrader. Él le parió y dió forma. Scorsese se limitó a colorear un dibujo acabado.

Te recomiendo, si no la has visto, "El Asesinato de Richard Nixon", extraordinaria película deudora de la de Marty. El final más devastador que he visto en años. La indiferencia como castigo.

Saludos, Emilio.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Información apuntada.