1.2.24

Los Beatles en la azotea

 





Hacía tres años que no tocaban juntos al subirse a la azotea de la sede de Apple Corps y dar lo que sería su último concierto. Alan Parsons dio con la manera de atenuar el ruido del viento: bastaron tres pares de media de mujer compradas en unos grandes almacenes cercanos. Lennon se quejaba entre canción y canción de que no podría manejar los trastes de la guitarra con las manos ateridas de frío. 43 minutos y cinco canciones hasta que la policía desmanteló el tinglado. Se separaron un año después. Hoy el mítico edificio en Saville Road es una tienda de ropa infantil. Hace de todo eso cincuenta y cinco años y un par de días. Yo hice un poema sobre los Beatles en la azotea para un libro mío al que tengo mucho cariño. A los libros se les tiene cariño. A algunos, los ajenos, puro amor. Todo es pasado. Una cartografía de la memoria sentimental.

No hay comentarios:

Mimosa o algo

 Tengo mi novela en un disco duro. Su trama fue urdida en días, pero tardé años en acabarla. La han leído tres personas, tres amigos: Pedro ...