1.2.10

Up in the air: Moverse es estar vivo...



Ryan Bingham es un terminator, un enterrador, un yuppie al que le fascina su trabajo. Su indumentaria es un traje de Cary Grant y su instrumental quirúrgico es un desparpajo verbal que va limando con los años y que le acredita como el número uno de su oficio. Son malas tiempos para el trabajo estable y el suyo consiste en formalizar el despido de los otros. Lo hace con desparpajo, feliz de haber fundado un mundo perfecto en el que carecer de hogar y consumir millas de avión es un atractivo que le gratifica al punto de no establecer ningún vínculo durable con la realidad. Su no-mundo está construído bajo unas mínimas consideraciones morales. El otro mundo no le interesa. Practica un modelo de supervivencia emocional en el que las personas son la estadística que engrosa su credencial laboral. Bingham vende mentiras con un impecable envoltorio sintáctico: viene a ser el escritor de libros de auto-ayuda al que de pronto nos encontramos al otro de la mesa y nos comunica que la vida va a darnos un revés y que el amor propio o el aura mística que todos llevamos dentro nos va a elevar en vuelo hacia nuevos horizontes. Bingham hace todo eso y también se dedica, en los intermedios entre aeropuertos, a dar conferencias sobre existencialismo en los albores del este conflictivo siglo XXI. Dos circunstancias peligran este secreto idilio con su placentera vida: la compañera de trabajo recién llegada que abarata costes a la empresa con nuevos métodos de despido (videoconferencia, adiós vuelos, adiós hoteles, adiós dry martinis en los bares del mundo) y la novia eventual que le arrima a la vida de verdad y le hace reconsiderar los beneficios del afecto y de la vulgar vida doméstica del ciudadano que siempre ve desde arriba, como un punto insignificante, como una estadística.
Jason Reitman hace una estimulante disección de la jungla de los negocios, la limpia de puyazos excesivamente retorcidos, la despoja de retórica y la filma como si se tratase de un documental de la National Geographic en la que un león acecha a una gacela, la aborda y la desmembra en tres bocados certeros. El problema es la soledad del león, su vacío íntimo, esa ausencia de valores que lo convierten en un cazador depravado pero carente de interés en la naturaleza misma de la caza ni convencido de la necesidad de su ejercicio. Aquí es donde Reitman gana la partida a los escépticos con un impecable George Clooney. Jamás un hijo de puta ha exhibido modales más exquisitos. Es eficiente porque no es de este mundo, es letal porque no considera en ningún momento la biografía del ajusticiado: se limita a exponer el cese, a componer un recitado convincente de las causas y de los efectos de la crisis. Todo esta recia armadura que lo protege contra la realidad se desmorona y asistimos, en la más insufrible parte del metraje, en los minutos palomiteros, al declive de la bestia, a su ingreso en el universo de los que sufren (su hermana a punto de casarse, el cuñado que le aboca a descubrir lo falso que es su chasis, lo hueco que está por dentro). Es aquí en donde el vigor narrativo mengüa y donde el desenlace se intoxica de esos happy endings que las majors (a pesar de ser Reitman el padre de aquella falsa película indie llamada Juno) piden a gritos cada vez que un actor como Clooney se pone en faena y ocupa los trailers con su bien ganada condición de estrella.
Up in the air flaquea cuando se hace convencional: gana en su puesta en escena, en la lentitud de su argumento, en todos esos diálogos maravillosos que nos hacen creer que estamos ante una grandísima película que más tarde no es.

.

10 comentarios:

Tomás dijo...

No puedo decir que esté de acuerdo contigo porque me aburrió soberanamente pero sigo asombrado de cómo manejas las palabras. Sólo eso.

Eduardo dijo...

Curiosamente, yo no estoy de acuerdo Creo que la peli no cuenta la historia de un yupi. Curiosamente iba a hablar hoy de ella. Y curiosamente, Cary Grant aparece en mi post...

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

No importa, en el fondo, ni una cosa ni otra, Tomás. Estar en desacuerdo está incluso bien: fomenta el diálogo. Lo de las palabras es siempre muy relativo. Gracias por entrar.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

No sé qué pensar sobre lo que es un yupi. Es un término resbaladizo. O no. Lo de Cary Grant me viene muchas veces a la cabeza cuando veo a este señor tan estupendamente plantado en pantalla. Saludos, amigo.

Anónimo dijo...

A mi en cambio me pareció una pelicula formidable. George Clooney está en un papel bordado para sus encantos, que son muchos, y hasta las secundarias son de lujo. El guión es una maravilla y merece todos los elogios y todos los premios que puedan darle. No veo a Cary Grant por ningún lado, Ëduardo, Emilio. En eso diferimos. Saludos a todos. Inma G.-

Alex dijo...

Clooney tiene el fondo de pantalla de Cary Grant. Eso es un hecho. Si logra transparentarle o no, es otro asunto.

Le falta calor a la narración de Reitman, como le ocurría (a mi parecer) en "Juno". Hay lumbre, pero no quema. Y puede que todo sea intencionado y se nos presente un personaje despojado de toda humanidad, que se mueve en un mundo completamente aséptico como defensa. La película adquiere otro cariz para mí según pasan los días y leo o escucho otras opiniones. Pero el frío se mantiene. Y el final, expléndido, en el que Clooney retoma por completo la humanidad perdida y se prepara para comenzar la travesía del desierto.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

No lo pongo yo tan alto, Inma. Yo veo a Clooney y veo a Grant. Ya parece una manía. Saludos.

Es fría en tramos, Álex. No entusiasma, y bien pudiera. Me parece una idea estupenda, lastrada por esas pequeñas cosas irrelevantes que estropean un conjunto. Pequeñas manchas. Huecos. No sé. Hoy no atino con las palabras, amigo.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

No lo pongo yo tan alto, Inma. Yo veo a Clooney y veo a Grant. Ya parece una manía. Saludos.

Es fría en tramos, Álex. No entusiasma, y bien pudiera. Me parece una idea estupenda, lastrada por esas pequeñas cosas irrelevantes que estropean un conjunto. Pequeñas manchas. Huecos. No sé. Hoy no atino con las palabras, amigo.

Berto Sevilla dijo...

Es la primera vez que entro en tu página aunque llevo dias entrando a diario. No he visto la pelicula que reseñas. Ni tengo "actividad" pirata no por ser más bueno que el pan sino por no saber ni la han puesto en el cine de mi localidad, pero ganas, eso sí, tengo. Escribo para decir que me gusta mucho tu blog y que me inclino casi siempre a pensar como tú. Coincidimos mucho y en muchas formas de ver las cosas. En jazz soy un profano total asi que... no hablo. Saludos y a seguir en la brecha.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Coincidir del todo no es bueno, Berto. Se puede ganar más en la descoincidencia, permíteme el invento. Gracias por las entradas. El jazz, si no te entra, no debe preocuparte. Es un deslumbramiento al modo en que lo es la fe en quien crea. A mí no me entra la ópera. Y tengo un amigo al que le fascina y ya me la trató de "vender". Nada. Error. Desastre. Susto incluso. Tiempo. Igual mañana oigo el pasaje que me la muestre como es. Veo el deslumbre. Un abrazo.