22.1.09

El hombre ante su legado...


Fallos en la gestión de Bush:
Bin Laden, irak, Afganistán, Resto del Mundo, Tortura, Economía, Desarrollo Medioambiental.
-
Éxitos:
Esquivé un zapato.
-
Pero lo mejor es que desaparece de la vida pública. No era fotogénico. A su cuenta queda un bochornoso inventario de despropósitos que iba del ridículo continuo al más chabacano, zafio, palurdo e idiota liderazgo del Mundo Civilizado. No se acaba de entender que durase tanto. Que llegase. Que el noble pueblo americano le encomendase empresa tan alta. Ahora se retira a su rancho de Tejas. Verá el desquicio que ha causado con distanciamiento. Como si no fuese con él. Hace poco, ya consciente del poco rato que le quedaba de presidencia, dijo que Dios había guiado su mano. Sostuvo en la entrevista que rezar cada noche le facultaba para mantener firme el pulso y elegir siempre con cordura y responsabilidad la mejor de todas las posibilidades que le ofrecían para remediar el cáncer del mundo. Sea cual sea. Esquivó un zapato.

8 comentarios:

Isabel Huete dijo...

Rezaba Bush... Opio y mendacidad. Puente de plata con Rolls Royce para recogerlo. Y que no vuelva nunca más.
Buenas noches y besos.

Anónimo dijo...

TODAVÍA ME PREGUNTO CÓMO TUVO REFLEJOS. UN REFLEJO ANIMAL. JEJEJEJE. LUIS

emilio dijo...

No volverá. Pero estuvo, y se lo pasó bomba jugando a los barcos, Isabel

Luis, tuvo reflejos, sí, vaya. Un reflejo animal, como dices muy finamente. Saludos.

tomas dijo...

Era otro loco más en el mundo...al mando del mundo. El mayor loco. Qué gozo verlo con el sombrero ranchero y las vacas. Me encantó el documental de Bush donde aparecía en todo su delirio megalómano, es lo que tienen los enfermos...que creen que su postura es la más correcta, guiada por ese Dios del que nadie sabe...

Un saludo!

Alex dijo...

Culpo más al equipo que le asesoraba que a él mismo. Bush es un idota, lo cual no deja de tener su propio paradigma: hasta un idiota (no digo de modo figurativo) es capaz de llegar a la presidencia del mundo. Se rodeó de un equipo lamentable de seres adyectos que guiaron su mano siempre en su favor, y así nos fue. Qué horror, Dios. Nunca se vio ni se verá (espero) nada semejante. Al menos queda contestada una pregunta recurrente: ¿Qué pasaría si nos gobernara un idiota?

Bárbara dijo...

En éxitos se podría añadir otro zapato. En fallos no habría espacio suficiente para hacer la lista completa.
Ser persona no tiene precio. Para todolo demás, Mastercard.

Anónimo dijo...

MAS GENTE NO PODEMOS ESTAR MAS DE ACUERDO Y SIN EMBARGO... ME GUSTO MUCHO EL COMENTARIO DE BARBARA. SALUDOS. RAFA

Anónimo dijo...

Un hijo de su grandísma madre nos ha estado cogiendo de los c. Eso es.