3.10.08

Reflejos: Espejo o espejismo...



No parece claro que la renovación del terror como género cinematográfico pase por las manos de Alexandre Ajá. Las colinas tienen ojos, el remake del clásico de Wes Craven, encaramó al cineasta galo a un trono efímero del que se acaba de bajar a la luz de esta mediocre adaptación de la cinta norcoreana El otro lado del espejo.(Into the mirror, Kim Sun-Ho)Su blockbuster de otoño no cuaja porque está (básicamente) mal escrito. Tampoco tenía un guión portentoso la cinta de Craven, pero Ajá amañó el tono crepuscular y descuidado e introdujo un vigoroso sentido del ritmo, una trepidante forma de filmar y, ante todo, un desparpajo visual del que ahora se ha desprendido. Quizá le ha venido grande el maisntream americano. El guión, turbio, traiciona algunos patrones del género pretendidamente resucitable y cae en la trampa de la rutina, de los giros previsibles y de la resolución grandilocuente (sí, el final, a pesar de todo lo malo que sucede antes, es lo mejor del film). Si en algún momento logra perturbar al atribulado espectador que ve le cae encima una más de terror asiático pasado por la turmix del Hollywood más caníbal es por la habilidad de Ajá en crear entornos densos y plásticamente impecables.

2 comentarios:

Pablo El Arácnido dijo...

Qué bien que digas esto. Pensaba yo que era el unico que habia pasado un rato regular con Kiefer y con Alexandre y con la madre que parió a los nuevos inventores del terror de Jolibú. Eres un monstruo, tío.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Tu nombre o nick es ya un motivo para alegrarse, hombre.
A lo nuestro:
pensamos igual, sin desvarío, sin modificación.
No soy un monstruo, ni por asomo.
Me manejo en la sencillez mejor.
Kiefer Sutherland medio salva la cosa.