4.12.21

Dietario 217


Una súbita certeza de la que no tengo otra propiedad que la euforia que me produce: la de comprender de pronto (con estruendo esa adquisición del espíritu) la devoción a lo que me fascina. Y queda, una vez que la certeza se apacigua, la gratitud, cierta paz interior, que se desbocará a su antojadizo capricho, dejándome nuevamente huérfano, desasido de la elocuencia del milagro recién desvanecido.

1 comentario:

Frases Bonitas dijo...

La paz interior es lo mas importante Emilio. Ten un bonito día.

226/ 365 Luis Felipe Vivanco

  A veces se tarda en llegar. Se camina con un muerto. Nos interrumpe, como la mirada de un perro, como el hogar entrevisto a lo lejos con s...