30.11.21

 Anoche soñé que mis gafas era las de pasta de Bill Evans, soñé que me sentaba en un Steinway y tocaba para mis sobrinas Waltz for Debby  en un salón estilo tudor con cuatro o cinco íntimos y me decían que muy bien, Emilio, aplaudían levemente achispados. La ginebra hace amistades imbatibles. Nos reímos con solemne festejo. 

***

El invierno en la estapa siberiana imprime carácter, camarada aterido. 

***

Un corazón robado al vértigo, un corazón plenipotenciario. 

***

Mi voz es pasto del musgo. 

***

Buenos días, Karlheinz Stockhausen, príncipe de las vanguardias, hoy todos los pájaros bendicen tu nombre.

No hay comentarios:

Fundación de la luz

 En este cielo lento y exacto  abreva la luz lo celeste. En el temblor puro que asiste al vuelo  se escucha la respiración de las nubes.  Co...