20.11.21

 El feligrés es lector de la luz cuyo texto no existe. 

***

Estoy firmemente convencido de que cualquiera puede disuadirme de mis convicciones. También a la reversa. Esa comparecencia de la credulidad. 

***

Creyó poder ir más allá, pero sólo fue más abajo. 

***

La luz es un milagro y adquiere cuerpo con la eclosión cómplice de la sombra.

***

El paraíso es propiedad de quien lo sueña, de quien nombra y cuenta sus prodigios.

***

Las avenidas en Hollywood, de noche, siempre conducen a un desvarío. 

***

A uno le conciernen únicamente las cosas sencillas. Todo lo que no es sencillo no conviene. La vida se construye en base a estas premisas, pero no es vida.

***

Puse anoche una sonata para clavicémbalo de Scarlatti en la cena y a mi hija le sentó mal la tortilla francesa. Scarlatti suena a gaseosa ida, me confesó en los postres.

***

Mi amigo Antonio desbravó una col. Está envalentonado. Ahora se propone deconstruir una cazuelita de callos.

No hay comentarios:

Pequeño poema en la muerte de Lorca

Cuando el mar recuerde el nombre de todos sus ahogados  la tierra recitará la de los muertos que no quiso.  Tendrá la dureza del odio el tie...