25.11.21

 Todas las palabras fueron alguna vez un neologismo. Todos los besos son milagrosamente el beso novicio con el que se funda el temblor del amor. 

***

Dispenso a mis sencillas alegrías la más alta consideración y constato, a poco que me centro, el frívolo estipendio de la razón con las que las pienso. 

***

Ocupo de distracciones la tarde. pero ninguna más provechosa que la que me encuentra distraído, con esa ausencia trabajada con la que uno persuade a los demás para que no lo molesten más de la cuenta. 

***

El hombre virtuoso es una anomalía moral. Lo que vaticina su empeño es terco desatino. Lo que aguarda si se le idolatra es el desencanto y el tedio. 

***

Uno de los oficios del sueño es hacer del ágrafo un novelista de éxito. 

***

La vida es una decantación sublime de la que bebemos a ciegas el exquisito elixir que ofrece.

1 comentario:

eli mendez dijo...

Maravillosas Emilio, pero adhiero con mas ganas a la tercera y a la ultima! jajaj
Demorada con las lecturas ya me pondré a tono.
abrazo grande y muy buen fin de semana!!!

Pequeño poema en la muerte de Lorca

Cuando el mar recuerde el nombre de todos sus ahogados  la tierra recitará la de los muertos que no quiso.  Tendrá la dureza del odio el tie...