2.11.10

Alma de jazz


Lo que no se ve es lo que importa. Suele pasar que lo relevante es lo que no está a la vista. En plan metáfora. En plan lúdico. Se advierte el milagro de la alegría en ese instante de deslumbramiento. Aquí Charlie y Dizzy están en esa sincronía que antecede al arte. Uno se da cuenta de que otro le entiende sobre un escenario. Sin ese peculiar ayuntamiento lírico, el jazz sería un ejercicio vacío, un arte sin alma, un juego malabar al que le privaron de significado. Y la fotografía exhibe el alma misma del género. Los dos músicos en estado de euforia. Luego vendrá Body and soul tocado con el corazón. Sin dedos. Sin que la música provenga de ningún instrumento. Como si les naciera de adentro y les saliera espontáneamente. Un milagro. Un goce absoluto. A Charlie, los mal pensados, le pueden colocar un par de whiskies dobles, una raya de coca o un chute profesional de caballo en vena, pero eso no altera el magisterio del músico. En todo caso lo apartó joven y no pudimos disfrutar de un crecimiento en lo personal y en lo musical. Sólo eso. Dizzy es un extraterrestre. Uno alegre y bonachón. No se le conoce vicio que malograra su genio primordial. Les debemos tanto.

.

1 comentario:

Juan Aragonés dijo...

Emilio me alegra saber que te gustó lo que viste en mi blog y que mis fotos y textos pueden hacer que la gente sienta más interés por las aves. Te lo debía, desde hace ya un montón de tiempo, cuando compartíamos jornadas de bachillerato. Recuerdo una tarde a finales de los 80 en tu casa explicándome lo grande que era la “pantera” Miles. Recuerdo la mirada hipnótica, genial y llena de fuerza, de la fotografía de portada de “Tutu” y de aquel, por entonces desconocido para mí, trompetista eléctrico y único. Un elepé o disco de vinilo, para el que no lo recuerde, que despertó en mí un apetito por el jazz que, a día de hoy, continúa insaciable. Mucho jazz he escuchado desde entonces pero algunas de las genialidades de Miles Davis siguen siendo las que más resuenan en mi cabeza… aunque no lleve ningún MP3 encima (ahora mismo suena “Miles ahead”)
Otro abrazo grande para tí y que sepas que si no leo más tu blog es porque tienes un ritmo frenético a la hora de publicar, eso sí, con mucha clase tío :-)