26.6.23

Elogio de la evanescencia

 Animula, vagula, blandula. Hospes comesque corporis. Quae nunc abibis in loca. Pallidula, rigida, nudula,  Nec, ut soles, dabis iocos...

"Alma, vagabunda y cariñosa, huésped y compañera del cuerpo, ¿dónde vivirás? En lugares lívidos, severos y desnudos y jamás volverás a animarme como antes".
Adriano

No hay nada que no se difumine a poco que irrumpe. El mismo tiempo es de una inconsistencia paradójica y felizmente terca. Como un metrónomo que va y viene y escribe el término y su contradicción, el abrigo y la intemperie. Es la evanescencia, ese estado límbico, ese constructo de lo pasajero o de lo que no acaba de construir una permanencia y se diluye en el aire del pensamiento, pero en lo pasajero está lo eterno; en lo liviano, lo hondo. El alma, huésped del cuerpo; el cuerpo, accidente suyo, cárcel del tamaño del tiempo, tal vez única residencia de su esplendor y su tragedia. 

No hay comentarios:

Chet Baker habla con los ángeles

  La ocupación del ángel es la música de las catedrales. No podemos escuchar el arrullo de la piedra cuando la lame el tiempo. Nadie ha ente...